Mis gatos se llevaban bien y de repente se llevan mal, ¿qué ha pasado?

por Gonzalo

¿Tus gatos eran inseparables, se llevaban bien y de repente se llevan mal? Esta desagradable situación puede pasar hasta en las mejores familias gatunas. ¡Incluso puede suceder entre hermanos!

Si es tu caso y no sabes qué demonios hacer, no te preocupes, te voy a contar todo lo que necesitas saber para arreglar el problema y conseguir que tus gatos se vuelvan a querer como siempre.

Mis gatos se llevaban bien y de repente se llevan mal, ¿qué ha pasado?

Lograr que tus gatos se vuelvan a llevar bien (aunque ahora de pronto se quieran matar) no es tan complicado como puede parecer por los bufidos que se dedican sin venir a cuento.

Tan solo necesitas analizar bien la situación en casa, corregirlos de la forma adecuada y verás resultados en muy poco tiempo. Se van a volver a llevar bien, puedes estar tranquilo. ¡Vamos a verlo todo!

¿Por qué mis gatos se llevan mal de repente?

Aprende a evitar las peleas de gatos en casa

Este problema aparece por situaciones que son casi idénticas en todas las casas. Es cierto, hay algunas excepciones, pero en el fondo casi todos los felinos tienen comportamientos y reacciones similares.

Esto es bueno, porque nos facilita generar pautas que funcionan para todos los felinos. Por ese motivo hemos podido aislar esas situaciones peligrosas, y detallarte las que pueden causar que tus gatos de repente se lleven mal.

Ruidos y sustos inesperados

En ocasiones la situación más simple es la que causa el problema. Por poner un ejemplo común, imagina que en tu ciudad son fiestas patronales y están lanzando fuegos artificiales cerca de tu casa, algo que nuestras mascotas odian con todas sus fuerzas. En una de esas, tu minino está despistado, lanzan un explosivo más potente de lo normal y se lleva un susto de muerte, el cual identifica con tu otro gato por encontrarse cerca o detrás de él y… ¡ya la tenemos liada!

También puede suceder por un golpe repentino, por las obras de un vecino, o por un grito en una discusión. El animal se lleva un susto inesperado (piensa que podría estar quedándose dormido o simplemente despistado) y su primera reacción, si está cerca otro gato, será instintiva: defensa y rechazo hacia las amenazas.

No es necesario que vivas como si fueras el dalái lama. Sin embargo, ten un poquito de cuidado con los ruidos, intenta alejar a tus mininos a otra habitación si ves que el vecino hace obras, o cierra bien puertas y ventanas cuando pueda haber eventos como conciertos o fuegos artificiales. Se trata de ser precavido y tener sentido común para evitar un disgusto en el animal que derive en que se empiece a llevar mal con su compañero de inmediato.

Demasiado tiempo fuera de casa (veterinario, vacaciones…)

Corte de pelo a mi gato en el veterinarioCuando salgo de casa con una de mis mascotas siempre tengo miedo de cómo vaya a reaccionar el otro a la vuelta.

Debes tener en cuenta que al ir a otro lugar, tu gatito va a volver con miles de olores diferentes a los que tiene en casa. A consecuencia de esto, a la vuelta a casa, no olerá como en él es habitual; y esto puede provocar rechazo en su cat-brother.

¡El veterinario es el mejor ejemplo, hay muchos olores de otros animales y evoca malos recuerdos!

¿Estás pensando en cortarle el pelo a tu gato este verano? Puede ser una buena idea sobre todo para sanear su melena, no obstante, si tienes otro minino por casa, ten en cuenta que al llegar de la pelu el otro podría no reconocerle (especialmente si le ponen anestesia). Es uno de los motivos típicos por los que dos felinos de repente se llevan mal.

Por eso no te aconsejo darle vía libre (por toda la casa) al gato que ha estado fuera en cuanto lleguéis, ya sea en el veterinario, o en otro lugar. Encierra al gato que se ha quedado en casa en una habitación o en un transportín y dale un par de horas al que ha estado fuera para que suelte su olor característico por todo el hogar.

De ese modo, tu otro gato lo aceptará sin problema, ya que evitarás un choque drástico. No olvides que los humanos reconocemos por la vista, sin embargo, los felinos lo hacen también por el olfato.

¡Lucha por el territorio!

Una de las primeras cosas que aprende cualquiera que vive con gatitos es que son muy territoriales. Algunas personas creen que este problema es solo de los gatos callejeros o de aquellos mininos caseros que tienen acceso al exterior (con gateras en terrazas, puertas o balcones).

Sin embargo, no es así, todos son proteccionistas con lo que consideran «su territorio» y, si sienten que está amenazado, se defenderán de forma instintiva con uñas y dientes.

Cuando conviven dos gatos juntos lo normal es que acaben por aceptar que el territorio es de ambos. No obstante, hay algunas ocasiones en las que uno de los dos de repente cambia de idea, algo que puede venir determinado por una ausencia temporal del otro animal, por un cambio de edad o por otros factores ambientales.

Si esto sucede lo primero que tienes que saber es que es algo relativamente normal. Y que suelen volver a aceptarse en poco tiempo, ya que entienden que muchas veces no les queda otra alternativa.

De todas formas, en el apartado de las soluciones te explicaré varios trucos para prevenir este problema o solucionarlo lo antes posible, de esa forma evitarás peleas y disgustos por la agresividad repentina de tus fierecillas.

También te ha podido suceder que os hayáis mudado a otra casa y ahora, de repente, tus gatos se llevan mal. Por desgracia es algo habitual. Al cambiar por completo su hábitat y reiniciar su territorio, intentan «conquistarlo» de nuevo, lo que provoca luchas de poder incluso con sus compañeros de vida, sin importar que se hayan llevado bien durante años y años.

En estas situaciones lo mejor es optar por «las feromonas de la amistad». ¿No las conoces? En un periquete te hablaremos de ellas para solucionar este problema.

Se niegan a compartir comedero, bebedero o arenero

Arenero de entrada superiorOtra situación de las habituales es que, de un día para otro, no quieran compartir comedero, agua o el aseo como lo llevan haciendo toda la vida.

Y lo más confuso de todo es que se puede dar aunque ya lo hayan compartido sin problemas durante años. Es como un interruptor que de repente salta y ya no quieren compartir más. Pues ocurre, de repente pueden cansarse de compartir comedero, bebedero o arenero, y su forma de expresar sus ganas de tener uno propio es bufando o gruñendo a su compañero. ¡Serán atrevidos!

Para ellos es importante la intimidad y tener un espacio propio, así que separando la zona donde se alimentan y en la que van al baño, lograrás prevenir buena parte de estos problemas de conducta.

En algunas casas pequeñas es normal agobiarse si tienes que tener una zona privada para cada uno. En esos casos te recomiendo intentar primero las soluciones que te proponemos para que se acepten de nuevo. Sin embargo, si fracasas en el intento, quizás no te quede otra que hacer las mencionadas zonas individuales.

¿Llega una nueva mascota o un bebé? ¡Celos!

¿Crees que le das el mismo cariño a todas tus mascotas? Estoy seguro que intentas actuar con la máxima justicia posible. A pesar de ello, todos tenemos nuestros favoritos, y es normal darle algo más de cariño a un minino que a otro incluso sin darnos cuenta.

Y no digamos ya si acabas de tener un bebé, puesto que se convierte en el centro de atención y, en consecuencia, disminuyen los mimos a los que estaban acostumbrados tus gatitos.

Si crees que este es el problema por el que de repente dos gatos se llevan mal hay que corregirlo en la medida de lo posible. Lógicamente seguirás teniendo tus preferidos, eso no se puede cambiar, y si has tenido un bebé no debes darle menos amor por los gatos, pero eso no quita que trates de lograr un mejor balance en el que todos se sientan queridos e integrados.

Por ejemplo, podéis intentar pasar más tiempo todos juntos a la vez que jugáis, de ese modo se afianzan los lazos familiares, ellos lo notan y se sentirán mucho más valorados, no lo dudes.

Problemas de salud o enfermedad de uno de tus gatos

Visita al veterinario si tu gato tiene calvas en la cabezaSin duda los cambios en la relación de dos animales cuando uno está enfermo es la situación más preocupante de las que vamos a tratar.

Como quizás sepas ya, los gatos, como buenos felinos, no se quejan cuando tienen dolor, pues lo consideran un síntoma de debilidad ante los demás. En consecuencia, pueden tener alguna enfermedad importante y nosotros no seremos conscientes hasta que esté avanzada.

Pues bien, si algo me advierte siempre mi veterinario cuando le cuento casos vuestros, es que cuando dos gatos de repente se llevan a matar, en muchas ocasiones es por problemas de salud de uno de ellos. Un gato está enfermo, no se queja, pero no se comporta igual, pasa a estar agresivo e irascible. Como resultado, la convivencia en el hogar se vuelve imposible por la actitud del enfermo.

¿Cómo puedes darte cuenta? Esa es la pregunta del millón. Ya sabes que algunos de los síntomas más habituales son que tu minino no beba agua o rechace la comida. No obstante, no siempre hacen esto, así que, si las demás situaciones que te he contado no se cumplen y no das con el motivo por el que tus gatos eran inseparables y de repente no pueden ni verse, ¡coge el transportín y directos al veterinario!

Así conseguirás que tus gatos se vuelvan a llevar bien

Presenta de nuevo a tus gatos para conseguir que se lleven bien

El primer paso para solucionar este triste problema es presentarlos de nuevo como si no se conocieran. Siempre lo digo y es lo único que funciona bien: «reiniciarlos».

Por desgracia es la opción que más tiempo te llevará, ya que exige estar muy pendiente de ambas mascotas para asegurarte de que todo el proceso avanza fluido y sin problemas.

Al fin y al cabo lo que conseguimos con esta técnica de reintroducción es lo mismo que se hace cuando adoptas un gato nuevo de primeras o se viene a vivir a casa el gato de tu pareja y se lo presentas a los gatos que ya tienes por casa: una aceptación gradual pero segura.

Deberás hacer que se conozcan de nuevo, desde cero. Preséntalos.

Para empezar el proceso, tienes que separarlos en función de su comportamiento: por un lado estará el gato más agresivo o dominante y por otro el más tímido o asustadizo.

Siempre hay estos dos roles y es importante respetarlos para tratar a cada uno de ellos de la forma adecuada. A consecuencia de ello, el minino al que debes poner en la habitación más pequeña o en el transportín siempre es el dominante o agresivo, mientras que tu otra mascota es la que debe «recuperar» su territorio poco a poco.

Pasos para presentar de nuevo a tus dos gatos:

  1. Sepáralos durante varios días por completo en habitaciones diferentes. Recuerda que no pueden compartir mantas, cojines, comedero, bebedero ni arenero a la vez. Sin embargo, sí es recomendable que se los intercambies de vez en cuando, de ese modo empezarán a acostumbrarse al olor del otro y podrás pasar al siguiente nivel.
  2. Los primeros días deja que se huelan por debajo de la puerta, incluso puedes entreabrirla un poco, de esa forma irán acostumbrándose al olor del compañero de casa.
  3. De vez en cuando, encierra a uno en el transportín y deja que el otro pasee por la «zona prohibida». Luego repite pero a la inversa. No tengas miedo a que se bufen un poco ya que es completamente normal.
  4. Cuando veas que mejora la aceptación puedes empezar a dejarlos interactuar. Mézclalos y observa las reacciones, que se suelten poco a poco. Si no se arma un jaleo tremendo, el proceso avanzará bien y podrás dejarles estar juntos de nuevo. En cambio, si observas agresividad y lucha territorial, debes imponer tu autoridad (un «no» rotundo es una buena idea»). En ese caso necesitan más tiempo y tendréis que tomároslo con calma siguiendo con los pasos 1, 2 y 3 durante más tiempo.

¿Se bufan, erizan el pelo y ponen la cola bien tiesa? Es normal y mientras no pase a mayores no debes interferir en la situación. En la gran mayoría de casos se queda en un «aviso» por parte de ambos y en poco tiempo estarán jugando felices y contentos.

En mi caso concreto he tenido que seguir estos pasos dos veces en mi vida y en ambas salió todo bien. A ello le sumo las ocasiones que también he conseguido que se lleven bien de primeras cuando he adoptado a un nuevo gatito.

Por supuesto, recuerda que cada animal es diferente, sus reacciones son únicas, y tú deberás adaptarte a ellos. Que la mayoría se comporten igual no es garantía de nada. No les regañes y ten paciencia, el día menos pensado estarán de nuevo como si fueran mejores amigos de toda la vida.

Facilita y acelera el proceso con la magia de las feromonas

Feliway Friends evita las disputas entre gatos

La alta efectividad de las feromonas artificiales ha hecho que sea uno de nuestros remedios favoritos para todo tipo de problemas de conducta en gatos. Al fin y al cabo, pocos remedios pueden competir con ellas, ya que se trata de una solución simple, limpia, económica y sencilla para resolver casi todos los problemas asociados al comportamiento felino

Es decir, este producto es ideal para la vida moderna, donde apenas tenemos tiempo y queremos soluciones tan rápidas como eficaces.

Para gatos que de pronto se llevan mal no recomendamos los sprays. En estos casos lo que mejor funciona es poner un difusor de feromonas en cada estancia de la casa. De ese modo cubrirás todos los sitios en los que puedan pasar tiempo tus gatos y conseguirás que los ánimos se apacigüen lo antes posible.

Sin embargo, si solo tienes un difusor (o poco presupuesto), no pasa nada, ponlo en una zona abierta de la casa (como el salón) y probablemente será suficiente si tu vivienda no tiene más de 80-100 metros cuadrados. ¡Pero deja las puertas abiertas!

Gracias a las feromonas puedes resolver en un par de días una integración que podría durar semanas.

Ten en cuenta que este tipo de productos a base de feromonas ayudan mucho pero no son algo mágico y definitivo. Tiene que haber un buen trabajo tuyo detrás, tendrás que prestar atención a tus gatos, ir viendo su evolución y actuar en consecuencia para separarlos si es necesario. Es decir, las feromonas te quitarán el 90 % del trabajo, pero no olvides tu 10 % restante, que también es necesario.

Elije la opción FRIENDS o la opción OPTIMUM, para gatos que se pelean la versión CLASSIC será menos efectiva.

Última actualización el 2024-01-20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Última actualización el 2024-01-22 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

¿Tus gatos están esterilizados? Si lo están se pelearán mucho menos

Gato esterilizadoEn la actualidad, la esterilización está generalizada gracias a la cultura animal y a las protectoras de animales. Hay pocos gatitos caseros que no estén esterilizados. Estas organizaciones obligan a hacerlo por contrato cuando realizamos un proceso de adopción y eso reduce las posibilidades de llevarte el disgusto de que tus gatos se lleven mal en cualquier momento.

¿Tus mininos no están esterilizados? ¿Solo uno de ellos? Si es así, mi consejo es que valores esterilizarlos ya. Esta sencilla operación elimina de raíz los problemas asociados al celo, una de las mayores causas por las que tus gatos se pueden enfadar entre ellos y pelearse sin venir a cuento.

La esterilización es un proceso quirúrgico rápido y sencillo para los gatos macho, ya que es completamente externo. En las hembras, sin embargo, tiene un poquito más de complejidad al tener que abrir para operar, pero en unos pocos días estará al 100 % de movilidad y energía. Merece la pena.

¿No hay forma de conseguirlo?

Si a pesar de introducirlos poco a poco, de separarlos, de intercambiar sus cosas, de usar feromonas y de hacer el proceso varias veces no lo logras, entonces hay que buscar una solución alternativa.

La ayuda de un profesional puede marcar la diferencia si las herramientas que te hemos dado no te han funcionado. Como te hemos indicado casi siempre funcionan, pero quedan casos que serán especialmente difíciles.

Nosotros te recomendamos que contrates un etólogo felino, se trata de un profesional especializado en comportamiento de gatos. Como «el encantador de perros», pero para gatos. Estas personas identifican fácilmente la procedencia de los malos comportamientos y tienen herramientas para aplicar soluciones.

En Cuidados Para Mascotas también puedes solicitar un seguimiento asesorado e incluso enviarnos tus videos para que podamos aportarte nuestra experiencia, darte consejos en función de tu situación y ayudarte a resolverla lo antes posible. Aportaremos un punto de vista basado en los hechos que vemos y conocemos, así como soluciones específicas para tu caso concreto.

En grandes ciudades hay buenos profesionales para felinos, también existen servicios online si vives en un pueblo pequeño. Pero mentalízate para hacer un gran desembolso, puesto que se trata de servicios con un coste elevado.

Otros artículos que te pueden interesar...

1 Comentar

Gretzel 6 julio, 2023 - 22:53

Gracias por los consejos, mis gatitas tienen apenas 2 meses y 1 semana, y nunca se habian peleado recientemente una de ellas empezó a bufar contra la otra y entre las 2 se bufan pero no sé la causa, lo hacen todos los dias luego en la noche duermen juntas se lamen entre ellas, pero al dia siguiente lo hacen otra vez.

Responder

Deja un comentario